fbpx
jue. Jun 20th, 2019

ATLIXCO CELEBRA LA BATALLA DEL 4 DE MAYO DE 1862

Atlixco, Puebla. – con el Lema “Dónde Comenzó la Gloria” Atlixco celebra la batalla del 4 de mayo de 1862, donde el ejército mexicano se enfrentó al ejército conservador que pretendía ayudar al ajercito francés.

La Batalla de Atlixco tuvo lugar en las inmediaciones de la Hacienda de la Trapera, entre elementos del Ejército Mexicano de la República, al mando de los generales Antonio Carvajal y Tomás O’Horan contra las tropas al servicio del Segundo Imperio Mexicano comandadas por el general José María Cobos y de Leonardo Márquez, compuesta de soldados Conservadores Mexicanos en apoyo de envío de refuerzos para llevar a cabo la Batalla de Puebla, durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Esta batalla culminó con una victoria republicana y debido a esto el grupo conservador de Márquez no pudo lograr su objetivo de auxiliar a las tropas francesas del Conde de Lorencez en la batalla del 5 de Mayo en Puebla.

Así fue la batalla del 4 de Mayo en Atlixco

El día 3 de mayo de 1862, el general Zaragoza llegó a la ciudad de Puebla con el grueso del Cuerpo de Ejército de Oriente, desde la villa de Orizaba ante el avance del ejército expedicionario francés.

Zaragoza había destacado unos días antes hacia los pueblos de Acatlán y Tepeji de la Seda a los generales Francisco Lamadrid y Antonio Álvarez, ambos pertenecientes a la gran unidad bajo sus órdenes, con las brigadas de sus mandos respectivos (unos 1,700 hombres en total), para que interceptaran el posible paso hacia Orizaba de la partida reaccionaria que encabezaba el general Leonardo Márquez (Conocido como “el Tigre de Tacubaya”) , de quien se tenían informes de que se había internado a territorio Poblano por el rumbo de Chietla y trataba de unirse a los Franceses.

El día 2 de mayo por la tarde había llegado a Puebla el general graduado coronel Tomás O’Horán, con una división formada como por 1,500 hombres de infantería, caballería y artillería, que el gobierno general le enviaba como refuerzo al general Zaragoza. Estas tropas, desde fines del mes de marzo anterior, habían andado persiguiendo al general Márquez , por los valles de Cuernavaca y Cuantía. El día 23 de abril., el general O’Horán había informado al Ministerio de la Guerra que el general Marquez se habían dirigido hacia el pueblo de Chietla. Por lo que recibió la orden de incorporarse con su fuerza al Cuerpo de Ejército de Oriente.

Con toda esta información, el general Zaragoza tuvo la seguridad de que el general Márquez se hallaba por el rumbo de Izúcar de Matamoros con sólo unos 1,500 jinetes. Decidió entonces enviar hacia Atlixco al general O’Horán con buena parte de su fuerza, para que impidiera el avance hacia Puebla del general Márquez, sabiendo que el ejército expedicionario Francés que venía tras de él contaba aproximadamente con 5,500 hombres y seria peligroso sumar fuerzas.

Así pues, la mañana del día 4, muy temprano, el general O’Horán partió de Puebla rumbo a Atlixco, llevando consigo unos 850 individuos de tropa de las tres armas.

Hacia las 9 de aquella mañana , estas tropas arribaron al pueblo de Cholula y después de almorzar allí, reemprendieron su movimiento sobre Atlixco, siguiendo el camino real existente en aquel tiempo, el cual pasaba por el pueblo de San Gregorio Azompa y por los ranchos de Santa Ana Acozautla v de los Molinos. Hacia las 11 de la mañana , cuando las tropas republicanas pasaban por el pueblo de San Gregorio Azompa, se encontraron con unos 500 jinetes reaccionarios que el general Márquez había destacado hacia Cholula . Se cambiaron algunos tiros entre ambos adversarios y, después que los republicanos se desplegaron para atacar a sus enemigos, éstos emprendieron la retirada para el pueblo de Atlixco , en donde se encontraba el grueso de su fuerza. Durante su marcha retrógrada fueron perseguidos por los jinetes del general Carbajal, a los que personalmente dirigió el general O’Horán.

Pocas horas después, al llegar al puente cercano al rancho de los Molinos, en donde el camino cruzaba el río Alseseca (unos 7 Kms. al noreste de Atlixco), los reaccionarios se establecieron en él y trataron de disputar el paso a los republicanos; éstos nuevamente se desplegaron, desbordaron la posición enemiga y con todo brío forzaron el paso del puente a los gritos victoriosos de “Viva México v “Mueran los traidores”, obligando a sus enemigos a emprender la retirada a hasta el pueblo de Atlixco, en cuyos aledaños el general Márquez todavía presentó alguna resistencia. Fue obligado finalmente a retirarse para el rumbo de Izúcar con toda su fuerza, dejando abandonadas en Atlixco unas piezas de artillería y otros pertrechos. Asi, a las 6 de la tarde de ese mismo día, después de una larga jornada, la tropa republicana ocupó el pueblo de Atlixco y el general O’Horán rindió desde luego el parte correspondiente, tanto al general Zaragoza, como al general Santiago Tapia , gobernador y comandante militar de Puebla.

Aquí se presenta copiado del que apareció en el diario metropolitano:

“El Monitor Republicano del 9 de mayo de 1862: División O’Horán. General en Jefe. Hoy digo al C. general en Jefe del Ejército de Oriente, lo que sigue: En la marcha ejecutada hoy con las fuerzas de mi mando, encontré al enemigo a dos y media leguas de Cholula , donde tenía situada una avanzada de 500 caballos, la que se retiró en cuanto observó mi marcha. En el puente de los Molinos nos hizo alguna resistencia a orillas de la ciudad la redoblo; de estos puntos fue desalojado y perseguido por la caballeria que personalmente conduje; termino por retirarse en dispersion. Las pérdidas que he tenido, son 3 muertos y algunos heridos. A las 6 de la tarde ocupé esta ciudad que, por las noticias que he adquirido, estaba ocupada por un grueso de mi l doscientos hombres montados, esperando hoy la incorporación de la Infantería y resto de sus fuerzas de Matamoros.

En Huaquechula y Tochimilco hav fuerzas destacadas de los traidores.

Independencia y Libertad. Atlixco, mayo 4 de 1862. Tomas O’Horán (rubica).

C. General Gobernador y Comandante militar de Puebla.”

Todaví a el 5 siguiente, el general O’Horán con la tropa a sus órdenes, emprendió el regreso para la ciudad de Puebla, población a la que entró al anochecer, cuando el grueso del Cuerpo de Ejército de Oriente ya había rechazado victoriosamente el ataque de los franceses. Esa noche se celebraron en la Angelópolis las dos victorias alcanzadas, una el día 4 sobre los traidores del general Márquez , y la otra, sobre los franceses del general Lorencez, lograda ese propio día 5.

(Fuente: El combate en Atlixco del 4 de Mayo de 1862-Miguel A . Sanchez Lamego-Departamento Cartográfico Militar) (Primer imagen: Pintura de la batalla de Atlixco, Segunda imagen: General Tomas O’Horán y Escudero, Tercer imagen: Leonardo Marquez “el Tigre de Tacubaya”)

El municipio de Atlixco ostenta el título de “Dos Veces Heroica” la primera por su lucha contra el ejército estadounidense y la segunda por el enfrentamiento entre el ejército de valientes patriotas contra el ejército conservador que pretendía ayudar al ejército francés en la batalla de Puebla.

-Atlixco, Donde comenzo la gloria-(Batalla del 4 de Mayo de 1862)

Me permito aclarar que el relato que sigue se ha hecho de acuerdo con los datos oficiales tenidos a mano, de manera que difiere completamente de la versión que de este mismo hecho de armas han dado a conocer otras personas, quienes sólo se fundaron en tradiciones y leyendas pasadas de padres a hijos.

El día 3 de mayo de 1862, el general Zaragoza llegó a la ciudad de Puebla con el grueso del Cuerpo de Ejército de Oriente, desde la villa de Orizaba ante el avance del ejército expedicionario francés.

Zaragoza había destacado unos días antes hacia los pueblos de Acatlán y Tepeji de la Seda a los generales Francisco Lamadrid y Antonio Álvarez, ambos pertenecientes a la gran unidad bajo sus órdenes, con las brigadas de sus mandos respectivos (unos 1,700 hombres en total), para que interceptaran el posible paso hacia Orizaba de la partida reaccionaria que encabezaba el general Leonardo Márquez (Conocido como “el Tigre de Tacubaya”) , de quien se tenían informes de que se había internado a territorio Poblano por el rumbo de Chietla y trataba de unirse a los Franceses.

El día 2 de mayo por la tarde había llegado a Puebla el general graduado coronel Tomás O’Horán, con una división formada como por 1,500 hombres de infantería, caballería y artillería, que el gobierno general le enviaba como refuerzo al general Zaragoza.

Estas tropas, desde fines del mes de marzo anterior, habían andado persiguiendo al general Márquez , por los valles de Cuernavaca y Cuantía. El día 23 de abril., el general O’Horán había informado al Ministerio de la Guerra que el general Marquez se habían dirigido hacia el pueblo de Chietla. Por lo que recibió la orden de incorporarse con su fuerza al Cuerpo de Ejército de Oriente.

Con toda esta información, el general Zaragoza tuvo la seguridad de que el general Márquez se hallaba por el rumbo de Izúcar de Matamoros con sólo unos 1,500 jinetes. Decidió entonces enviar hacia Atlixco al general O’Horán con buena parte de su fuerza, para que impidiera el avance hacia Puebla del general Márquez, sabiendo que el ejército expedicionario Francés que venía tras de él contaba aproximadamente con 5,500 hombres y seria peligroso sumar fuerzas.

Así pues, la mañana del día 4, muy temprano, el general O’Horán partió de Puebla rumbo a Atlixco, llevando consigo unos 850 individuos de tropa de las tres armas.

Hacia las 9 de aquella mañana , estas tropas arribaron al pueblo de Cholula y después de almorzar allí, reemprendieron su movimiento sobre Atlixco, siguiendo el camino real existente en aquel tiempo, el cual pasaba por el pueblo de San Gregorio Azompa y por los ranchos de Santa Ana Acozautla v de los Molinos. Hacia las 11 de la mañana , cuando las tropas republicanas pasaban por el pueblo de San Gregorio Azompa, se encontraron con unos 500 jinetes reaccionarios que el general Márquez había destacado hacia Cholula . Se cambiaron algunos tiros entre ambos adversarios y, después que los republicanos se desplegaron para atacar a sus enemigos, éstos emprendieron la retirada para el pueblo de Atlixco , en donde se encontraba el grueso de su fuerza. Durante su marcha retrógrada fueron perseguidos por los jinetes del general Carbajal, a los que personalmente dirigió el general O’Horán.

Pocas horas después, al llegar al puente cercano al rancho de los Molinos, en donde el camino cruzaba el río Alseseca (unos 7 Kms. al noreste de Atlixco), los reaccionarios se establecieron en él y trataron de disputar el paso a los republicanos; éstos nuevamente se desplegaron, desbordaron la posición enemiga y con todo brío forzaron el paso del puente a los gritos victoriosos de “Viva México v “Mueran los traidores”, obligando a sus enemigos a emprender la retirada a hasta el pueblo de Atlixco, en cuyos aledaños el general Márquez todavía presentó alguna resistencia. Fue obligado finalmente a retirarse para el rumbo de Izúcar con toda su fuerza, dejando abandonadas en Atlixco unas piezas de artillería y otros pertrechos. Asi, a las 6 de la tarde de ese mismo día, después de una larga jornada, la tropa republicana ocupó el pueblo de Atlixco y el general O’Horán rindió desde luego el parte correspondiente, tanto al general Zaragoza, como al general Santiago Tapia , gobernador y comandante militar de Puebla.

Aquí se presenta copiado del que apareció en el diario metropolitano:

“El Monitor Republicano del 9 de mayo de 1862: División O’Horán. General en Jefe. Hoy digo al C. general en Jefe del Ejército de Oriente, lo que sigue: En la marcha ejecutada hoy con las fuerzas de mi mando, encontré al enemigo a dos y media leguas de Cholula , donde tenía situada una avanzada de 500 caballos, la que se retiró en cuanto observó mi marcha. En el puente de los Molinos nos hizo alguna resistencia a orillas de la ciudad la redoblo; de estos puntos fue desalojado y perseguido por la caballeria que personalmente conduje; termino por retirarse en dispersion. Las pérdidas que he tenido, son 3 muertos y algunos heridos. A las 6 de la tarde ocupé esta ciudad que, por las noticias que he adquirido, estaba ocupada por un grueso de mi l doscientos hombres montados, esperando hoy la incorporación de la Infantería y resto de sus fuerzas de Matamoros.

En Huaquechula y Tochimilco hav fuerzas destacadas de los traidores.

Independencia y Libertad. Atlixco, mayo 4 de 1862. Tomas O’Horán (rubica).

C. General Gobernador y Comandante militar de Puebla.”

Todaví a el 5 siguiente, el general O’Horán con la tropa a sus órdenes, emprendió el regreso para la ciudad de Puebla, población a la que entró al anochecer, cuando el grueso del Cuerpo de Ejército de Oriente ya había rechazado victoriosamente el ataque de los franceses. Esa noche se celebraron en la Angelópolis las dos victorias alcanzadas, una el día 4 sobre los traidores del general Márquez , y la otra, sobre los franceses del general Lorencez, lograda ese propio día 5.

(Fuente: El combate en Atlixco del 4 de Mayo de 1862-Miguel A . Sanchez Lamego-Departamento Cartográfico Militar).

(Primer imagen: Pintura de la batalla de Atlixco,

Segunda imagen: General Tomas O’Horán y Escudero,

Tercer imagen: Leonardo Marquez “el Tigre de Tacubaya”)

(Visited 124 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2FB Auto Publish Powered By : XYZScripts.com