Andrés Artemio Caballero López —quien por cierto es pariente de la esposa del gobernador

El municipio de Tehuacán es un vivo ejemplo del estilo de gobernar de la Cuarta Transformación (4T), y de cómo se las gasta cuando una autoridad (alcalde o regidor) no atiende sus recomendaciones o se rebela ante estas.

Desde noviembre del año pasado en que Felipe Patjane Martínez fue detenido y enviado a prisión, Tehuacán no tiene presidente municipal.

La Ley Orgánica Municipal en sus artículos 52 y 53 establece que cuando un alcalde se ausente más de 90 días o durante cuatro sesiones ordinarias de Cabildo de manera consecutiva, debe ser convocado el suplente para sustituirlo.

La 4T de Puebla no ha querido hacerlo, porque no quiere que el suplente de Patjane, Andrés Artemio Caballero López —quien por cierto es pariente de la esposa del gobernador Luis Miguel Barbosa, Rosario Orozco Caballero— lo reemplace.

El Congreso local tampoco ha hecho valer la ley, para no incomodar al Ejecutivo del estado, pese a que el suplente ya promovió sendos juicios ante el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) y la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para que simple y llanamente se cumpla la ley.

En lugar de eso ha optado por nombrar una Comisión Especial Transitoria integrada por tres regidores Israel Nasta de la Torre, Víctor Manuel Canaán Barquet y Yesenia Hernández Asunción, para que conduzca el ayuntamiento de Tehuacán, que es el segundo más importante y poblado de Puebla después de la capital.

Sin embargo, dicha Comisión está acotada, no tiene margen de maniobra, ya que todo lo que hace tiene que aprobarlo primero la titular de la Sindicatura, Laura Virginia Gallegos Sánchez, y en última instancia el director general de Gobierno del estado, Julio Miguel Huerta Gómez.

En la sombra este primo hermano del gobernador Barbosa es el verdadero presidente municipal de Tehuacán. Él decide por encima de la Comisión Especial Transitoria qué y a quién se contrata, qué obras se realizan y qué programas y acciones son los prioritarios y cuánto presupuesto se les asigna.

Para gobernar Tehuacán desde el barrio de El Alto —o larga distancia—, Julio Huerta se apoya en primer lugar de la síndico Laura Gallegos y en segundo término del delegado de la Secretaría de Gobernación en el municipio, Martín Cid Gil.

En la práctica ambos tienen el control del ayuntamiento, después de que el 15 de mayo lograron que el Cabildo aprobara los nombramientos de Eduardo Ramos Santos como secretario general, Rosa María Herrera Gómez como presidenta del DIF, Ramón Muñoz Coyotl como contralor, Manuel Antonio Aburto Córdoba como tesorero, y Fernando Pablo Hernández como director de Obras Públicas.

El secretario del ayuntamiento fue juez calificador y asesor jurídico de la síndico, y la presidenta del DIF es esposa del delegado de Gobernación en Tehuacán.

El tesorero es gente de la ex tesorera municipal nombrada por el gobernador Barbosa en Tehuacán, María del Carmen Siliceo Rodríguez y que ahora despacha como subsecretaria de Salud.

De más está decir que el presidente de la Comisión Especial Transitoria, Israel Nasta, jamás propuso esos nombramientos, y tampoco los otros dos regidores que la integran.

Sólo los avalaron y no por convencimiento, sino porque no quieren correr la misma suerte de Felipe Patjane que terminó en la cárcel y el regidor Alejandro Villareal Hernández, que no cobra desde hace seis meses.

Esta historia continuará…

(Visited 24 times, 1 visits today)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here