#Estado ! Amlo ya vio el escenario desastroso del efecto Claudia.

La candidatura de Claudia Rivera Vivanco es una imposición grotesca, un insulto; una agresión a la sociedad poblana y una burla a la militancia de Morena; la designación no tiene fundamento alguno; quienes impulsan a Claudia sólo provocaron una fuerte confrontación interna; llevaron a Morena a una grave división que tendrá los rasgos de fractura social.

Pero exactamente lo mismo está sucediendo en por lo menos 150 distritos electorales del país y en un número indeterminado de municipios. El escenario es dantesco y catastrófico para el partido en el poder.

La gravedad llega a tal grado que el presidente López Obrador ya ve la posibilidad de perder la mayoría en la Cámara de Diputados y si eso ocurre el país entrará en una vorágine de ingobernabilidad.

Hasta el momento las contrarreformas lopezobradoristas han avanzado porque circulan sin problema alguno entre San Lázaro y el Senado de la República; no importa que lleven errores constitucionales, que adolezcan de sustento e incluso que tengan faltas de ortografía. Las iniciativas presidenciales patinan sobre hielo de una cámara a otra.

Pero si Morena pierde la mayoría del Congreso entonces nada podrá avanzar; todo el concepto de la llamada Cuarta Transformación se caerá en pedazos.

En la banqueta de enfrente, la coalición “Va por México” nada tiene de brillante o sesuda; en absoluto. Pero tanto el PRI como el PAN tienen una tradición de institucionalidad y disciplina interna; pese a los severos reveses aún conservan algo de su pasado.

En contrario sensu en Morena sólo se privilegian las ocurrencias de tres personajes: Bertha Luján Uranga, Citlalli Hernández y Mario Delgado, quienes en tan sólo unas semanas desvielaron y dejaron sin frenos el partido del presidente López Obrador, que en este punto avanza hacia una curva muy peligrosa.

El mandatario no se muestra optimista y ya prevé el peor escenario.

Esto que en Puebla vemos en la persona de Claudia Rivera y que llevará al barranco a los candidatos a diputados locales y federales de la zona metropolitana se repite en todo el país.

Los padrinos mágicos de Morena destruyeron el Jetta electoral del presidente, quien ya se dio cuenta que sus súper delegados también son otro mito.

Morena no puede ver con certeza el futuro.

Escrito Por :   Javier Arellano Ramí­rez

Como siempre quedo a sus órdenes en  cupula99@yahoo.com 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *