Urge la reparación del drenaje de calle Zaragoza, en el Barrio de San Vicente por malos Olores.

Material fecal, aguas negras y una pestilencia insoportable por drenaje dañado.

A la redacción llegan imágenes de la calle Ignacio Zaragoza, la calle que sale en frente de la Iglesia, donde vecinos solicitan la intervención del área de obras públicas o la correspondiente para verificar y reparar un drenaje en mal estado, que ya tiene una semana que esta brotando material de aguas negras, produciendo malos olores casi insoportables para los vecinos.

«Hola buenas tardes disculpe quiero reportar que en él barrio san Vicente en la calle Ignacio Zaragoza se encuentra un drenaje que ya se esta saliendo a la calle y los vecinos ya no soportan él olor ya que pues ya lleva una semana así …» Los vecinos.

Material fecal, aguas negras y una pestilencia insoportable por drenaje dañado.

Urge que chequen eso por que ya no se soporta él olor y la calle ya quedo bien fea.

Material fecal, aguas negras y una pestilencia insoportable por drenaje dañado.

Uno de los problemas que presenta la calle, así como el riesgo de provocar infecciones gastrointestinales o cualquier otro debido a los fuertes olores, mal aspecto y pestilencia que atrae a moscas y otros animales.

Los vecinos hacen un llamado urgente a las autoridades municipales para que atiendan este problema de salud publica.

El Puma que se comía el ganado en San Juan Atzompa.

Noviembre de 1951. San Juan Atzompa; Cuenta el señor Maclovio Mateos quién fue participante de esta historia que puso a temblar al señor Prisciliano Mateos y a sus dos hijos Cleto y Maclovio. Hizo una salida al cerro de Huitepetl, pero al llegar a las faldas del cerro notaron que los perros ladraban acercándose al lugar encontraron un animal desconocido, quién Prisciliano con una escopeta calibre 28, a dos tiros matando al animal, quién era el culpable de haberse comido parte del ganado de los pobladores del pueblo.

Al bajar del cerro con el animal atado en su burro; llegaron a la casa del señor Apolonio Castro, donde llegó, y la gente se amontonaba para darle las felicitaciones a los señores por haber matado el culpable de sus cabezas de ganado, su recompensa de los señores fueron botellas de aguardiente, dinero y muchas felicitaciones.

El puma media 2 metros 25 centímetros. Al final la familia Mateos con una rica barbacoa terminaron festejando.

Información y créditos: Mi querido San Juan Atzompa del Recuerdo