Canícula 2022: ¿Cuándo inicia la temporada de más calor en México? afectará a Puebla

La canícula es un fenómeno climático que se presenta durante la última quincena de julio y dura 40 días aproximadamente en México. Es posible que en alguna ocasión hayas escuchado hablar sobre la canícula, veranillo o sequía interestival, un fenómeno climático que cada año llega a México y que se caracteriza por la disminución de lluvias, además de ser el periodo más caluroso del año.

Pero si no has escuchado nada sobre este tema, no te preocupes. Aquí te explicamos qué es, cuándo inicia y cuándo termina, así como algunas recomendaciones para la canícula 2022 en México.

canicula 2022 cuando inicia y termina en México
El verano es la estación del año en la que se presenta la mayor cantidad de lluvia en gran parte del país; sin embargo, a finales de julio existe un periodo en el que esta disminuye, y se le conoce como canícula. (Pheelings Media/Getty Images/iStockphoto)

¿Qué es la canícula?

La canícula es un periodo de aumento de la temperatura debido a un calentamiento excesivo del aire, cielos despejados y baja precipitación.

Este fenómeno se presenta en algunas regiones del país entre julio y agosto debido a que las lluvias disminuyen, al mismo tiempo que se dan altas temperaturas.

Las lluvias disminuyen porque los vientos alisios, al soplar con fuerza desde el este, impiden la formación de nubes sobre el océano, con lo cual se reducen las lluvias en el parte del territorio continental.

La palabra canícula deriva de la palabra “canes”, que significa “perros”, y su alusión al fenómeno de calor abrasivo tiene una base astronómica, ya que se refiere a la constelación del Can Mayor (Canícula) y su estrella Sirio “La Abrasadora”, cuya primera aparición en el horizonte coincidía con el fenómeno de calor excesivo.

Este fenómeno se caracteriza por temperaturas superiores a 37 grados Celsius, disminución de lluvias, calentamiento del aire y cielos despejados.

Te puede interesar:

Hurricane Willa passed the Islas Marias as it closed in on Mexico mainland,  Elements of this image furnished by NASA.2018.

¿Cuándo empieza la canícula y cuándo termina?

La canícula comienza unas semanas después del solsticio de verano, el cual ocurre el día 21 de junio. Su duración es de aproximadamente 40 días.

La canícula no es un fenómeno uniforme, pues su duración e intensidad varía de región en región, en algunos lugares puede ser un periodo más largo y, en otros, incluso no ocurrir.

Los sistemas propios de la temporada como ciclones tropicales, ondas tropicales o el desarrollo de tormentas convectivas favorecen la presencia de lluvias en esta temporada.

Aunque se tiende a relacionar la canícula con el calor, es importante destacar que la temporada de calor para las regiones del noreste centro y sur del país son en marzo, abril y mayo; en el noroeste ocurren en agosto.

En México, la canícula está más relacionada con la disminución de la precipitación, que con el aumento de las temperaturas

Estados afectados por la canícula

En México, los estados que sufren mayor afectación por la canícula son: Campeche, Colima, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.

Expansión Digital@brendayaes lun 18 julio 2022

Se agarran de las greñas… ¡Barbosa y Nacho Mier!

Los morenistas poblanos andan peleados. ¿Y por qué se agarran de las greñas? Pues, como todos los políticos vulgares, ordinarios y oportunistas, debido a las candidaturas de las próximas elecciones, las de 2024. Y es que, ante un Miguel Barbosa tan invisible en la gubernatura, tan mal calificado, tan aborrecido por el pueblo, tan cero a la izquierda, varios morenistas asoman desde hace tiempo la cabeza para sucederlo.


A inicios de año, los dos políticos que más se movían en la prensa eran Nacho Mier, coordinador de los diputados federales de Morena y amigo de AMLO, y Alejandro Armenta, senador y amigo de Ricardo Monreal. Barbosa, enemigo acérrimo de ambos, metía a su gabinete a su hijo putativo, el inexperto Gabriel Biestro y lo ponía en la baraja de los candidateables, a pesar de que varios analistas sostienen que el gobernador prepara el cambio de partido en el poder y apoyaría a Eduardo Rivera del PAN.
Veamos qué ha pasado con la disputa morenista.


Hace un año, en julio de 2021, Santiago Nieto, que entonces encabezaba la Unidad de Inteligencia Financiera, denunció penalmente a Ignacio Mier Velazco y a su socio de Diario Cambio, Arturo Rueda, por posible lavado de dinero. En mayo de este año, el gobernador de Puebla aseguró que la UIF investigaba al diputado Ignacio Mier por lavado de dinero y evasión fiscal por más de 400 millones de pesos. Pero la denuncia quedó archivada y parecía que, dada la amistad de Nacho Mier con López Obrador, todo quedaría en el olvido.
En marzo y abril de este año, el presidente de México le encargó a Nacho Mier lograr que la Cámara de Diputados aprobara una reforma a la ley Energética. Como sabemos, Mier Velazco fracasó. Y sus sueños de ser el candidato a la gubernatura se cayeron a pedazos. Así que un mes después, el 16 de mayo, apareció un reportaje en el que se acusaba a Arturo Rueda y Nacho Mier por el lavado de dinero. Y el sábado 21 de mayo, a las 6:00 pm, justo el día y la hora en que estaba planeada su boda, Arturo Rueda era detenido ¡por otro delito! El de extorsión contra un político poblano al que le quería cobrar 10 millones de pesos para no publicitar un audio que lo afectaba en su carrera.


Lo cierto es que Ignacio Mier dejó solo a Rueda. El golpe político contra el eslabón más débil metió al director de Diario Cambio a la cárcel. Y nadie, nadie en Puebla, salió en su defensa. Muchos políticos, por lo bajo, aplaudieron la detención de Rueda y agradecieron, ¡cómo no!, que la justicia les quitara un peso completo de encima. Rueda, en efecto, representa lo peor del periodismo poblano: vendido, tendencioso, calumniador, tramposo, mentiroso, extorsionador, lépero y un sinfín de “cualidades” despreciables. De todas formas, Ignacio Mier sabía que ahí no acababa el problema y que su cabeza sigue en la espera de la justicia o del perdón.


Mier Velazco anunció el lunes pasado que denunció, ante la Fiscalía General de la República, al gobernador Miguel Barbosa, al senador Alejandro Armenta, al fiscal Gilberto Higuera y al Santiago Nieto por presuntos delitos cometidos por servidores públicos, revelación de secreto y tráfico de influencias. “Aunque el gobernador Barbosa lo niega, la filtración sobre presuntas operaciones con recursos de procedencia Ilícita de Ignacio Mier tiene fines políticos, al igual que la denuncia que él hizo en contra de los morenistas, a quien llamó despectivamente ‘los tres marranitos’”, dijo el columnista Mario Maldonado de El Universal.
Miguel Barbosa acusó que Ignacio Mier es socio y operador de un periódico que se “dedicó a las filtraciones por toda la vida”, es decir, de Diario Cambio.


Y la duda es: ¿quién tiene la razón? Lo sorprendente es que los dos tienen la razón. “Cuando se pelean las comadres, salen las verdades”, ¿o no? La lucha por la gubernatura en Puebla está, una vez más, sacando a flote los delitos que los morenistas tenían muy escondidos bajo el agua. Nosotros decimos: Barbosa y su gobierno son culpables por filtrar información y Nacho Mier es perseguido por lavado de dinero.


Estos pleitos y delitos le muestran al pueblo que Morena está formada por la peor clase política y que no debe volver a confiar en ella. Urge un partido político del pueblo, formado por la gente sencilla, que gane las elecciones en el estado para que se resuelvan, en serio, los problemas de los mexicanos.

Escribe: Juan Celis Aguirre

La inflación real 7.99% y aún falta mas aumentos a la canasta básica.

El incremento de precios en productos populares se dispara, lo que hace recordar a la década de los ochenta del siglo pasado en los peores tiempos del PRI.

La inflación está imparable. Posiblemente el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) implementado por el gobierno el pasado 4 de mayo ha mitigado en cierto grado el aumento en los precios generales, pero el incremento de precios sigue inexorable su camino al alza. Al dato anual publicado ayer, de 7.99 por ciento para el mes de junio, se le debe añadir lo que en realidad han subido muchos productos, finalmente la cifra mensual es una, pero lo que se “esconde” detrás de ella es lo que realmente resiente la población.

Quizás lo más delicado es que hoy vemos un aumento generalizado de precios en productos alimentarios, muchos de ellos casi 10 veces arriba de la tasa promedio de 7.99 por ciento reportado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Este comportamiento de los precios nos hace recordar épocas pasadas, que se esperaba nunca más regresarían.

Esta es la “inflación de la calle”

Como señalamos, una cosa es la inflación promedio reportada por el INEGI (y de ninguna manera insinuamos que su metodología esté mal), y otra muy distinta la inflación que pega diariamente en los bolsillos de los ciudadanos comunes. La “inflación de la calle” está causando estragos como en viejos tiempos.

Solamente en junio, el precio del aguacate tuvo una inflación anualizada de 79.42 por ciento; la cebolla, por su parte, subió 56.8 por ciento a tasa anual; la papa, 49.30 por ciento; el chile poblano, 37 por ciento; la calabaza, 26.44 por ciento; el pepino, 23.8 por ciento y frutas diversas registraron una inflación anual durante junio de casi 18 por ciento.

Muchos de los productos arriba mencionados, prácticamente la mayoría, llevan todo el año con alzas, que también en la mayoría de los casos llegan a doble dígito.

Pero no sólo son frutas y verduras, otros alimentos esenciales para la dieta del mexicano marcan la misma tendencia.

En junio, el huevo tuvo un incremento anual promedio de 23.96 por ciento; el pollo se incrementó 17.52 por ciento y la carne de res 15.36 por ciento anual, muy por arriba de la Inflación general.

Aceites, pan blanco, harinas, lubricantes para automóviles y hasta servicios turísticos están arriba de la inflación general, en una tendencia que puede volverse insostenible de permanecer por mucho más tiempo.

otro ejemplo es el Pan bimbo que también ha subido de precio

Al revisar las cifras del desempeño de los precios de muchos productos, es claro que el PACIC ha sido insuficiente para contener el incremento de la inflación. Hace poco el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró tener listo un plan antiinflacionario que propondrá a su homólogo estadounidense, Joe Biden, durante la reunión que sostendrán ambos la próxima semana en Washington, aunque no ofreció detalle alguno.

En este contexto, al observar el crecimiento de la “inflación de la calle”, es decir, la que padecemos los ciudadanos comunes, entendemos la urgencia del mandatario mexicano por plantear un esquema que llegue en auxilio del PACIC, sobre todo considerando que gran parte de la inflación tiene un importante componente de importación.

Los ochenta, la década del descontrol inflacionario

En la década de los años ochenta del siglo pasado, el periodo más reciente de inflación descontrolada que padeció México, todo inició con un crecimiento generalizado de la “inflación de la calle”, seguido de aumentos salariales emergentes; para cuando se firmó el primer pacto de control inflacionario, el llamado Pacto de Solidaridad Económica (PSE), un 15 de diciembre de 1987, el daño estaba hecho, México llevaba al menos 5 años de descontrol inflacionario por etapas.

Hoy el escenario luce diferente, pero es un hecho que ya se registran las primeras señales de una inflación persistente y con potencial, lo peor que puede suceder es que no se atiendan dichas alertas.