Se agarran de las greñas… ¡Barbosa y Nacho Mier!

Los morenistas poblanos andan peleados. ¿Y por qué se agarran de las greñas? Pues, como todos los políticos vulgares, ordinarios y oportunistas, debido a las candidaturas de las próximas elecciones, las de 2024. Y es que, ante un Miguel Barbosa tan invisible en la gubernatura, tan mal calificado, tan aborrecido por el pueblo, tan cero a la izquierda, varios morenistas asoman desde hace tiempo la cabeza para sucederlo.


A inicios de año, los dos políticos que más se movían en la prensa eran Nacho Mier, coordinador de los diputados federales de Morena y amigo de AMLO, y Alejandro Armenta, senador y amigo de Ricardo Monreal. Barbosa, enemigo acérrimo de ambos, metía a su gabinete a su hijo putativo, el inexperto Gabriel Biestro y lo ponía en la baraja de los candidateables, a pesar de que varios analistas sostienen que el gobernador prepara el cambio de partido en el poder y apoyaría a Eduardo Rivera del PAN.
Veamos qué ha pasado con la disputa morenista.


Hace un año, en julio de 2021, Santiago Nieto, que entonces encabezaba la Unidad de Inteligencia Financiera, denunció penalmente a Ignacio Mier Velazco y a su socio de Diario Cambio, Arturo Rueda, por posible lavado de dinero. En mayo de este año, el gobernador de Puebla aseguró que la UIF investigaba al diputado Ignacio Mier por lavado de dinero y evasión fiscal por más de 400 millones de pesos. Pero la denuncia quedó archivada y parecía que, dada la amistad de Nacho Mier con López Obrador, todo quedaría en el olvido.
En marzo y abril de este año, el presidente de México le encargó a Nacho Mier lograr que la Cámara de Diputados aprobara una reforma a la ley Energética. Como sabemos, Mier Velazco fracasó. Y sus sueños de ser el candidato a la gubernatura se cayeron a pedazos. Así que un mes después, el 16 de mayo, apareció un reportaje en el que se acusaba a Arturo Rueda y Nacho Mier por el lavado de dinero. Y el sábado 21 de mayo, a las 6:00 pm, justo el día y la hora en que estaba planeada su boda, Arturo Rueda era detenido ¡por otro delito! El de extorsión contra un político poblano al que le quería cobrar 10 millones de pesos para no publicitar un audio que lo afectaba en su carrera.


Lo cierto es que Ignacio Mier dejó solo a Rueda. El golpe político contra el eslabón más débil metió al director de Diario Cambio a la cárcel. Y nadie, nadie en Puebla, salió en su defensa. Muchos políticos, por lo bajo, aplaudieron la detención de Rueda y agradecieron, ¡cómo no!, que la justicia les quitara un peso completo de encima. Rueda, en efecto, representa lo peor del periodismo poblano: vendido, tendencioso, calumniador, tramposo, mentiroso, extorsionador, lépero y un sinfín de “cualidades” despreciables. De todas formas, Ignacio Mier sabía que ahí no acababa el problema y que su cabeza sigue en la espera de la justicia o del perdón.


Mier Velazco anunció el lunes pasado que denunció, ante la Fiscalía General de la República, al gobernador Miguel Barbosa, al senador Alejandro Armenta, al fiscal Gilberto Higuera y al Santiago Nieto por presuntos delitos cometidos por servidores públicos, revelación de secreto y tráfico de influencias. “Aunque el gobernador Barbosa lo niega, la filtración sobre presuntas operaciones con recursos de procedencia Ilícita de Ignacio Mier tiene fines políticos, al igual que la denuncia que él hizo en contra de los morenistas, a quien llamó despectivamente ‘los tres marranitos’”, dijo el columnista Mario Maldonado de El Universal.
Miguel Barbosa acusó que Ignacio Mier es socio y operador de un periódico que se “dedicó a las filtraciones por toda la vida”, es decir, de Diario Cambio.


Y la duda es: ¿quién tiene la razón? Lo sorprendente es que los dos tienen la razón. “Cuando se pelean las comadres, salen las verdades”, ¿o no? La lucha por la gubernatura en Puebla está, una vez más, sacando a flote los delitos que los morenistas tenían muy escondidos bajo el agua. Nosotros decimos: Barbosa y su gobierno son culpables por filtrar información y Nacho Mier es perseguido por lavado de dinero.


Estos pleitos y delitos le muestran al pueblo que Morena está formada por la peor clase política y que no debe volver a confiar en ella. Urge un partido político del pueblo, formado por la gente sencilla, que gane las elecciones en el estado para que se resuelvan, en serio, los problemas de los mexicanos.

Escribe: Juan Celis Aguirre


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.